La informalidad laboral en las Mipymes

8x8-2.png

Al momento de crear empresa o modelo de negocios, independientemente de si esta está formalmente constituida o no, es indispensable buscar personas que nos presten servicios o trabajen para nosotros con miras a poder responder a las necesidades y requerimientos de nuestros clientes o consumidores.

Es claro que, como estamos iniciando nuestro negocio posiblemente no podemos destinar muchos recursos para el pago de este trabajo o prestador del servicio que está con nosotros, pero el problema, es que esa informalidad a futuro puede tener grandes riesgos para el futuro y la perdurabilidad de nuestra empresa.

Es frecuente buscar que todas las personas que queremos vincular con nosotros sean, o prestadores del servicio o tengan un contrato de trabajo, desconociendo las consecuencias que de esto se derivan:

En primer lugar, si la persona está bajo una condición de subordinación y dependencia para con la empresa, no importa que modalidad de contrato le hagamos (prestación de servicios) toda vez que la realidad va a mostrar que se trataba de un trabajador y que, en consecuencia, se le deben garantizar y pagar los derechos laborales establecido en la ley.

En segundo lugar, buscamos contratar formalmente a nuestros empleados pero, para evitar el pago alto de seguridad social, establecemos que estas personas van a ganar un salario mínimo y adicionamos el pago de comisiones o bonificaciones, se le entrega un dinero en efectivo y demás, buscando disminuir el dinero mensual, esto puede traer un riesgo, en el sentido de que estos pactos en principio no serían permitidos.

Estos dos supuestos, así como otros que se ven en el día a día del emprendimiento, tiene grandes riesgos para las empresas toda vez que, si este empleado o prestador del servicio realiza una reclamación judicial, le puede acarrear severas sanciones para la empresa y, en muchas ocasiones puede generar incluso la liquidación o quiebra de la misma. A lo anterior hay que incluir o adicionar que la Ley Laboral Colombiana, es muy proteccionista a favor del Empleado y, estableciendo fuertes obligaciones en cabeza del Empleador.

Estos dos elementos, pueden permitir inferir el latente riesgo que corren los emprendedores, toda vez que por tratar de ahorrar o buscar un beneficio para fomentar el emprendimiento, se puede estar generando una bomba de tiempo que, a futuro, puede traer severas consecuencias para la perdurabilidad del negocio.

Así las cosas, el objetivo del presente artículo buscar hacer reflexionar a todos los emprendedores de la importancia de formalizar el tema laboral, buscar las modalidades de contratación que mejor se adapten a las necesidades del negocio, pero siempre atendiendo los parámetros establecidos en la ley.

https://youtu.be/s9apI2wQK6Q

Ya saben, busquen asesoría, oriéntense bien, ya que pueden estar trabajando con una bomba de tiempo al lado y no se han dado cuenta!!!