Los influencers y los derechos del consumidor

097-Taller-A-IMG_5533-e1481113020112.jpg

Hoy en día vivimos unos fenómenos comerciales que parten del vínculo existente entre algunas marcas que buscan, entre otras cosas, el posicionamiento de sus bienes y/o servicios acudiendo a personas reconocidas dentro de un mercado, para que estas a través de sus publicaciones en las respectivas redes sociales, inviten a sus seguidores a consumir estas marcas.

Esta metodología ha ido creciendo cada vez más debido a la fuerte injerencia que tienen las redes sociales frente a los consumidores finales. Hoy en día, todos los empresarios saben y conocen de la importancia que tienen estas redes con miras a lograr posicionamiento y, obviamente, aumentar sus ventas. Estas finalidades, en algunas ocasiones, están  haciendo que entre la empresa y el influencers, se generen contenidos que pueden afectar derechos del consumidor. Esto no quiere decir que actúen de mala fe, en muchas ocasiones se presenta por desconocimiento, siendo esta la finalidad del presente artículo: brindar elementos para que sean implementados por quienes se ven involucrados en estas relaciones comerciales.

Las marcas, deben recordar que a partir de la emisión del Estatuto del Consumidor, se deben respetar los derechos al consumidor, especialmente el deber de información veraz, clara y oportuna por parte de las mismas, así como la prohibición de publicidad engañosa, teniendo en cuenta que cuando los influencers comunican en sus publicaciones productos y servicios estos pueden generar la imitación y compra por parte de sus seguidores.

Adicionalmente, el mismo Estatuto hace referencia a la creación de términos y condiciones que deben ponerse a disposición de los consumidores para que conozcan los alcances del negocio que se va a realizar vía electrónica. Estos términos deberán ser utilizados por las empresas y los influencers al momento de realizar negocios por plataformas, redes sociales o demás mecanismos electrónicos, así como la realización de concursos específicos, donde las marcas realicen sorteos, rifas y demás.  Para facilitar la comprensión, podemos miras estos ejemplos:

Ejemplo 1.  Condiciones:

 - Ser seguidor de @lamarca

-Sólo se tendrán en cuenta los comentarios realizados en la publicación de Instagram

-El número de comentarios no influye a la hora de seleccionar el ganador

Nota:

El ganador será seleccionado de forma aleatoria entre todos los participantes y se conocerá el día xxx. *Válido para Medellín y Bogotá *No incluye el envío, (...)

Ejemplo 2. Condiciones:

 -Seguidor de la marca XXXX.

-Darle Like a esta foto.

-Dirigirse a la cuenta @VVY y dale follow y repite los pasos en cada una de las participantes (…). Para poder ganar necesitas seguir a TODAS las participantes de la cadena (...)

Estos ejemplos, permiten al consumidor conocer el alcance de los concursos que se realicen, explicando así las condiciones y restricciones, permitiendo y cumpliendo con el derecho de información a favor del consumidor.

No obstante lo anterior, la legislación colombiana no entra  a regular específicamente lo relacionado con la actividad de los influencers frente al consumidor, además de lo regulado de manera general en el Estatuto del Consumidor de acuerdo a los aspectos antes referidos.

Recientemente “The International Consumer Protection and Enforcement Network” estableció unas pautas para regular este tipo de actividades, en donde se señala que:

 “Así, la organización destaca tres principios que deben ser la base de las prácticas de las compañías a la hora de llevar a cabo colaboraciones con influencers y que giran en torno a las obligaciones de:

1. Informar debida y claramente si el contenido que se publica a cambio de remuneración económica

2. Ser transparente sobre las relaciones comerciales que puedan ser relevantes en el contenido

3. Ofrecer perspectivas reales del mercado, negocios, bienes o servicios”[1]

Así las cosas, es importante observar que estas recomendaciones deben ser tenidas en cuenta por parte de los empresarios colombianos que recurren a estos medios como mecanismo de publicidad de sus marcas, pero también es necesario que lo tengan en cuenta los influencers locales (blogguers y youtubers) que actualmente ya tienen un reconocimiento a nivel internacional y están en constante relación con marcas fuera del país.

Hay que buscar la protección del consumidor, sobre todo cuando se trata de información, no solo porque hace parte de los derechos de los mismos, sino también porque un consumidor satisfecho puede provocar un voz a voz positivo para la marca, y no al contrario, que se sienta engañado o afectado en sus derechos pues como ya todos sabemos las mismas redes sociales se prestan para un voz a voz rápido y efectivo sea positivo o negativo.

De acuerdo con estos, las empresas deben pensar que el cumplimiento de estas normas, no solo tiene efectos beneficiosos en el sentido que no tendrá acciones legales en su contra, sino que también va a generar un posicionamiento mayor entre sus consumidores.

 [1] Tomado de: http://www.marketingdirecto.com/digital-general/social-media-marketing/influencers-ya-no-podran-enganar-usuarios-relacion-marcas/