Contrato de Trabajo vs Contrato de Prestación de Servicios

En el mundo laboral y empresarial, una de las figuras que más se utiliza, es el contrato de prestación de servicios, lo cual tiene una frontera muy incierta con el derecho laboral. Una de las principales diferencias que se encuentran, es que el contratista (en el contrato de prestación de servicios) no debería recibir ninguna orden, teniendo en cuenta que desde el objeto del contrato, se contempla la independencia del contratista para la prestación de su servicio, valiéndose por sus propios medios, herramientas y equipo para cumplir a cabalidad las funciones encomendadas.

En la vinculación de personal, actualmente, se encuentran contradicciones y exigencias por parte de las empresas contratantes, posiblemente por el desconocimiento sobre las particularidades esenciales del contrato de trabajo. Por esto es importante tener en cuenta 3 elementos esenciales que determinan cuando una relación, independiente de la forma de vinculación, es laboral.

  1. La prestación personal del servicio.

  2. La remuneración.

  3. La subordinación.

Así mismo, es importante tener en cuenta que, cuando el “contratista” concurre habitualmente a la utilización de las instalaciones del contratante, el uso de las herramientas, materiales y personal, se está en presencia de una relación laboral y con ella la obligación de asumir todas las acreencias laborales que de esa relación se derivan.

Este asunto es de especial importancia, porque la indebida práctica de esta figura contractual, puede generar grandes costos, teniendo en cuenta las indemnizaciones que se generan por el no pago oportuno de las prestaciones sociales y los respectivos aportes a la seguridad social, teniendo en cuenta que en caso de conflicto entre leyes, primaran siempre las laborales y con ellas la primacía de la realidad sobre la forma.

Así que, queridos emprendedores, tengan en cuenta esto para el momento en que decidan iniciar una relación con cualquier otra persona, natural o jurídica, deberán tener claro la forma en que realizará la contratación, debido a que, una vez constituya una relación contractual diferente a la inicialmente pactada, se recae en la posibilidad de un conflicto jurídico.

Por tal razón, si lo pretendido por la empresa es llevar a cabo una relación no laboral y que no le acarree futuros problemas judiciales, es preciso suscribir el contrato correspondiente, con las clausulas pertinentes, exigirle al contratista o prestador del servicio, el pago de Seguridad Social (Salud, Pensión y ARL) y la respectiva cuenta de cobro para efectuar la cancelación de los honorarios pactados, así mismo si bien la empresa contratante puede considerar unos lineamientos dentro de los cuales el contratista lleve a cabo su labor, es preciso no recaer en la exigencia de cumplimiento de horarios, órdenes habituales y permanentes, toda vez que incurriría en un posible contrato realidad.